La correa de transmisión, también conocida como correa de serpentina, es un componente del motor que desempeña diversas tareas. Se trata de una correa de caucho de alta calidad reforzada con nilón que se ubica en el motor del coche y funciona en conjunto con el ralentí, el tensor y las poleas en el sistema de correas de transmisión de los accesorios.

Su función es la de proporcionar energía para el dispositivo de aire acondicionado, la dirección asistida, el alternador y, a veces, la bomba de agua del sistema de refrigeración.

La correa de serpentina constituye una parte crítica de este sistema, y cuando el motor está en funcionamiento, continúa funcionando hasta que el carro se apaga. El motor de un auto no funcionaría si la correa de transmisión no estuviera en buenas condiciones para transmitir la energía a los engranajes.

Por lo general, una correa de transmisión dura en promedio 80.467 kilómetros o, más o menos, cinco años; después de ese tiempo, se sugiere que este componente sea reemplazado. Sin embargo, algunas correas pueden durar hasta los 128.747 kilómetros sin presentar ningún tipo de falla o problema.

Para tener un periodo de servicio exacto de la correa de transmisión de su auto, debe consultar el manual de propietario. Pero algo es seguro: con el tiempo, la correa de transmisión fallará debido a la alta temperatura y a la fricción a la que se le someta todos los días, y tendrá que ser reemplazada. Para saber con certeza si la correa de su motor está fallando, debe prestar atención a si presenta los siguientes síntomas.

1. Ruido agudo como un chillido desde la parte de adelante del vehículo

Cuando se percibe un ruido o chillido que proviene de la parte de adelante de su auto, es muy probable que provenga de la correa de transmisión. Esto puede ser causado por un deslizamiento o desalineación del componente en los engranajes. La única forma para solucionar el problema y hacer que el ruido desaparezca es contactar a un mecánico profesional para que revise el motor y dé un diagnóstico de la situación y reemplace la correa si es necesario.

Le recomendamos leer:  ¿Cómo prender un carro correctamente utilizando cables pasa corriente?

2. Cuando la dirección asistida y el sistema de aire acondicionado no funcionan correctamente

En caso de que la correa de transmisión se rompa, es muy probable que fallen muchos otros sistemas del coche y se descomponga por completo.

Un signo de falla inminente de la correa es que notará una disminución de la función de dirección asistida, el sistema de aire acondicionado no funcionará de manera eficiente, y el motor ya no podrá enfriarse como debería hacerlo.

Si la dirección asistida falla cuando el vehículo se está moviendo, podría ocasionar la pérdida de los sistemas de seguridad del vehículo. Por ello es fundamental el papel del mantenimiento preventivo como una manera eficaz de garantizar que su correa de transmisión no se rompa mientras maneja.

3. Recalentamiento del motor

Dado que la correa de transmisión ayuda a proporcionar energía para enfriar el motor, una correa que falla puede hacer que el motor se sobrecaliente, ya que la bomba de agua no funcionará. Tan pronto como el motor comience a sobrecalentarse, debe llevarlo para que un mecánico lo revise, porque esto puede provocar una avería y causar daños en el motor si no se trata el sobrecalentamiento de manera oportuna.

4. Desgaste y grietas en la correa de transmisión

Una muy buena manera de asegurarse de que todo vaya bien con la correa de su motor y que no presenta un deterioro considerable es inspeccionar físicamente este componente cada cierto tiempo.

Debe revisar si hay grietas, abrasiones, falta de trozos, desgaste desigual de las costillas, separación de costillas y costillas dañadas. Si nota cualquiera de estos signos, eso quiere decir que es hora de cambiar la correa de transmisión del motor de su carro.

Le recomendamos leer:  ¿Cómo se realiza el procedimiento de cambio de batería de coche?

5. Humo anormal en el escape del carro

Un signo de desgaste en la correa es si nota más humo de lo normal proveniente del tubo de escape del carro. Esto podría ser una indicación clara de que su correa de distribución está en muy malas condiciones y necesita un reemplazo cuanto antes.

Un motor que tiene una correa deficiente tiende a sobrecargarse y a emitir mas gases y humos pesados al ambiente. La sugerencia es que no deje que el motor llegue a ese estado; para ello debe estar pendiente de la correa de transmisión.

Lo más recomendable para cualquier conductor es que, al momento de notar cualquiera de los signos anteriormente expuestos, lleve el carro al mecánico para solucionar el problema de forma oportuna. La correa de transmisión del motor es un componente crucial para su correcto funcionamiento, y cuando falla puede desencadenar una serie de deficiencias en varios sistemas esenciales del coche. Un indicador clásico para hacer el cambio de correa es el kilometraje alcanzado con el vehículo.

Le recomendamos leer: ¿Qué hacer en caso de recalentamiento del motor?

Señales de que la cadena de transmisión de su auto está fallando Catálogo Autoexpo Concesionario