En estos últimos años, todas las miradas están puestas sobre los vehículos eléctricos, sobre todo por el papel que ha tenido Tesla en la industria: mucha tecnología, pero poca ingeniería. Pero si de algo teme en las noches Elon Musk es de los vehículos impulsados por hidrógeno. Y detrás de esto están marcas líderes en el mercado como BMW, Toyota, Honda y Hyundai. Y sí, puede sonar como una tendencia más, pero estos vehículos no tienen contrincante por el momento.

¿Cómo funciona un motor de hidrógeno?

Primero que todo, un carro impulsado por hidrógeno es un carro eléctrico. En carros impulsados por batería eléctrica, como los de Tesla, se necesita cargar la batería antes de manejar el vehículo. En los vehículos de celdas de combustible, se cuenta con un tanque de hidrógeno que produce energía en unas celdas de combustible y carga una batería. Esa batería le da energía al motor eléctrico que se encarga de propulsar al vehículo.

La reacción química que sucede en la celda de combustible es una electrolisis que genera energía eléctrica, calor y agua. Es decir que el exosto expulsa vapor y se considera un vehículo de cero emisiones.

Adicionalmente, estos vehículos cuentan con tecnologías de frenado que se aprovechan de la energía cinética para recuperar parte de la energía y almacenarla en la batería. Vehículos con esta tecnología de frenado se encuentran actualmente en el mercado como en el nuevo Toyota Corolla Híbrido 2020.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de estos vehículos?

Las ventajas son todas las asociadas a los carros eléctricos incluidos ruido del motor, energía limpia y torque completo. La ventaja sobre los vehículos propulsados por baterías eléctricas es que no se necesitan cargar, funcionan como los vehículos a gasolina, es decir que mientras haya hidrógeno se produce energía. Además, tienen una autonomía mayor con una batería mucho más pequeña, ya que no dependen de la batería sino del hidrógeno.

Las desventajas asociadas a esto vehículos son la falta de infraestructura para recargar de hidrógeno los vehículos y la producción en masa que reduce los precios de venta. Hasta el momento Alemania es líder en infraestructura para este tipo de vehículos, pero falta política pública en otros países para incentivar este tipo de tecnologías.

¿Cuánto cuestan los vehículos impulsados por hidrógeno?

Según Edmunds.com, el Toyota Mirari tiene un precio de $70,000 dólares. Estos vehículos son relativamente caros comparados con los de batería eléctrica. Las razones se pueden resumir en la poca cantidad de producción que no deja que se aprovechen los rendimientos de escala. Adicionalmente, tienen un chasis más grande ya que necesitan espacio para el tanque de hidrógeno. Además, por la poca demanda y su respectiva oferta el precio del hidrógeno es caro. Un claro ejemplo es el precio de la libra de hidrógeno en USA frente Alemania, una diferencia de 9 dólares. Según expertos, si la demanda de hidrógeno incrementa, podemos estar hablando de costos por libra de 2.5 dólares.

Es evidente las ventajas que traen los vehículos de impulsados por hidrógeno y cómo este soluciona el problema de las baterías de los otros carros eléctricos, al no tener que disponer de grandes baterías para tener autonomía. Pero es importante destacar, que para que este carro funcione, tienen que haber políticas públicas, no solo de infraestructura sino para los mismos productores de hidrógeno. Es aquí donde juega un papel importante las empresas de energía que podrían utilizar sus excedentes de producción de energía para generar hidrógeno y ser más costo-eficientes.

No podemos predecir el futuro, pero podemos decir que Alemania, Japón y China se caracterizan por hacer tendencias y son ellos los que lideran esta tecnología.

Le recomendamos leer nuestro artículo Todo lo que necesita saber de la Fórmula E.

Todo lo que necesita saber sobre los vehículos impulsados por hidrógeno - Catálogo Autoexpo Concesionario